Historia de la máquina de coser

Home  /  Historia de la máquina de coser

La máquina de coser

La historia de la Máquina de Coser es la historia del ser humano en su constante afán y titánico esfuerzo por ir descubriendo progresivamente sistemas e ingenios más cómodos y rentables para suplir la pura artesanía.

La aguja venia utilizándose desde la prehistoria como instrumento manual. Los vestidos rudimentarios eran “cosidos” con agujas de hueso y marfil provenientes de los mismos animales cuyas pieles eran utilizadas para “vestirse”. Mas tarde, las agujas fueron fabricadas de metal.
Ya en 1755, la inquietud por mecanizar la costura era experimentada por un sastre alemán, Carlos Weisenthal, quien patento una rudimentaria máquina de coser con aguja de dos puntas y agujero en medio.

Tomás Saintz, inglés, patenta en 1790 una máquina con aguja en forma de ganchillo “para acolchar, embastar y hacer zapatos, botas, polainas, chanclos y otros artículos”.
En 1804, John Henderson y Tomás Stone consiguen en Francia patente de una máquina de coser aunque sin éxito posterior.

En 1807, el austriaco José Nadersperger inventa una máquina con la que no consigue aventajar al trabajo manual por lo que queda abandonada. Con su segunda máquina perfeccionada logra producir una costura bien presentada, pero su velocidad apenas si superaba las 100 puntadas por minuto.

En 1804, Walter Hunt patenta en América una máquina en la cual empleaba una lanzadera similar a la de las máquinas textiles, pero sin lograr resultados completamente satisfactorios.

En sastre francés, Bartolomé Thimonier, construyó en 1829 una máquina, hecha totalmente de madera, consiguiendo con ella – la primera de punto de cadeneta – unas 200 puntadas por minuto. Luego desarrollo otra, de metal, con aguja giratoria y 300 puntadas por minuto, que servia “para bordar y coser toda clase de telas, desde la más fina a la mas basta”. Fue el primero en introducir el accionamiento a pedal.

En 1845, el americano Elías Howe construye una máquina, muy perfeccionada, de doble pespunte, pudiendo considerársele como el verdadero creador de la máquina de coser. Con esta máquina, provista de lanzadera y aguja con agujero cerca de la punta, llego a conseguir una velocidad de 700 puntadas por minuto.

En 1852, aparece la primera máquina con lanzadera rotativa, fundamento de las máquinas de coser modernas, construida por el mecánico americano A.B. Wilson.

La firma WEELER & WILSON CO. expuso en la Feria Internacional de Viena en 1870 una máquina construida por su ingeniero House, que constituyó un gran adelanto.

El industrial catalán, M. Escuder i Castellá, construye en 1852 la primera máquina de coser española, presentada en la Exposición Universal de Chicago de 1893. Su primera máquina figura expuesta en el Museo de Barcelona y la Capital catalana honra su memoria dedicándole una calle en el barrio marítimo de la Barceloneta.

A estos inventores, propiamente dichos, siguieron otros muchos, perfeccionadores, como el americano Jaime E.A. Gibbs, quien construyó una máquina de cadeneta sencilla, a la que siguió una de doble pespunte, con un rendimiento de 4.000 puntadas por minuto, fabricada por la firma Wilcox & Gibbs, en 1895. Algunos meses antes, la firma alemana Baer & Rempel había presentado su máquina, construida por su ingeniero Schleicher, en la Exposición de Munich de 1888.

Singer, a quien muchos señalan erróneamente como inventor, dio a conocer mundialmente su máquina –la máquina inventada por Elías Howe- mas por su fina instinto comercial que por su condición de constructor y perfeccionador.

Desde comienzos del siglo actual, se va industrializando la construcción de la máquina de coser, en una afán constante de superación: Ampliar la mecanización y mejorar la calidad de las máquinas inventadas en el pasado, añadiendo un perfeccionamiento tras otro hasta el grado que se puede afirmar que no existe detalle de costura manual que no pueda hacerse mecánicamente por ellas.

Buena prueba de ello son los innumerables tipos de máquinas de coser fabricadas para el hogar, artesanía e industria de la confección, siendo sus principales marcas las de ALFA, ADLER, DURKOPP, GRITZNER, HUSQVARNA, KOHLER, NAUMANN, PFAFF, NECCHI, BERNINA, SINGER, etc